LECTURA: Relatos y poesías·SABÍAS QUÉ...?

VERDADERA HISTORIA DE SAN JORGE:

BY ANA MATEO PALACIOS (PROFESORA DE LENGUA Y LITERATURA CASTELLANA EN EL IES PABLO SERRANO ANDORRA):

¿Alguna vez te has preguntado de dónde era san Jorge? ¿Era aragonés? ¿Era catalán? ¿Era quizá ciudadano inglés? La cruz de san Jorge aparece en el escudo de Aragón y en el emblema de la “Generalitat de Catalunya”, y su figura matando valerosamente al dragón puede verse en los soberanos de oro ingleses. Es patrón de Inglaterra, Portugal y Etiopía, Aragón, Catauña y las islas Baleares, entre otros muchos lugares, y, sin embargo, era oriundo de Capadocia (en la actual Turquía) y vivió entre los siglos III y IV.

sanjorge
Dreamland On photo by: http://www.denazaret.net

En cuanto a su historia, todos sabemos que mató a un dragón, pero no cuál fue el escenario ni el momento en que acaeció tal hazaña digna de leyenda. Según nos cuenta Santiago de la Vorágine en la Leyenda áurea, sucedió en Silca, en África. Los protagonistas de la historia los conocemos: un dragón hediondo que tenía amedrentada a la población; un rey que creía controlar la situación mientras el dragón devoraba ovejas y súbditos, pero que perdió los papeles cuando le llegó el turno a su adorada hija; una dulce princesa y el valeroso Jorge, un militar que conoció a la protagonista cuando esta iba a ofrecerse como exquisita vianda al dragón.

Por supuesto, la historia tuvo final feliz: Jorge sometió al dragón y la princesa lo llevó agarrado por el pescuezo hasta las murallas de la ciudad, donde toda la población pudo comprobar la fortaleza y valentía de aquel militar desconocido que, gracias a su acción, logró convertir al cristianismo a veinte mil hombres de aquella ciudad.

De todos modos, esta historia que todos sabemos, solo es una parte de su historia. La auténtica y completa historia de san Jorge, aunque resulte bastante increíble en algunos episodios, tiene un fundamento histórico y guarda relación con las persecuciones de Diocleciano y Maximiano a comienzos del siglo IV. San Jorge no quiso adorar a los ídolos paganos de los romanos y por ello fue sometido a torturas irresistibles de las que salió siempre ileso: le rasgaron las carnes con garfios de hierro, le aplicaron teas encendidas a sus costados, le quemaran las entrañas tras ponerlas al descubierto, le restregaran con sal todo su cuerpo llagado, lo ataron a una rueda que giraba en una órbita llena de espadas de doble filo y lo frieron en una gran sartén llena de plomo derretido.

Al ver que aquel hombre parecía recibir una protección sobrenatural, muchas personas decidieron convertirse a su religión, el cristianismo, y entre aquellos, la esposa de quien mandaba torturarlo, Alejandría. Lleno de ira, el gobernador Daciano, según la versión de Santiago de la Vorágine, condenó a Jorge a ser arrastrado por la ciudad hasta llegar al sitio en que había de ser decapitado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s